[RTBF (radio belga)] Josef Schovanec habla del Museo Nacional de Brasil, del Emperador Pedro II, de la primera Embajada física del Autistán en Río de Janeiro, de nuestro modesto proyecto "Museo de los autistas"

Fondo: fuego en el Museo Nacional del Brasil en Río de Janeiro el 2 de septiembre de 2018 (artículo de Wikipedia) (véase nuestras observaciones sobre este drama, al final del artículo.)

Tras este trágico y muy triste acontecimiento, nuestro amigo autista Josef Schovanec, creador del nombre “Autistán” y padrino de nuestra organización, expuso la fascinante e incantada historia del emperador Pedro II de Brasil (cuyos rasgos autistas parecen obvios).
Concluyó su discurso hablando de nuestros esfuerzos aquí en Río de Janeiro, con la primera Embajada física del Autistán (es decir, la primera embajada de autistas), y nuestro modesto proyecto “Musée del Autistán” (que eventualmente será llamado “Autismuseum” (“Autismusée”/”Autismuseu” etc.).

Puedes:

(transcripción o traducción aproximada)

Hola, esta semana ha estado marcada por el trágico fuego del Museo Nacional de Brasil. Los
medios de comunicación hablaron de ello, y luego se fueron, sin sorpresas, a cualquier otra cosa. Por supuesto, yo t
ambién me he sorprendido cuando veo desaparecer tantos tesoros, pero no sólo: el
Museo Nacional de Brasil esconde en verdad una historia singular que me ha dado
a pensar desde hace varios años.
Aquí: el Museo Nacional fue de hecho ubicado en el antiguo Palacio Imperial de Brasil. Para sí
, Brasil fue un imperio en el siglo XIX. Y es uno de esos emperadores de los qu
e me gustaría hablar: Pedro II de Brasil. A menudo se dice, no sin razón, que la gente autis
ta puede ejercer todos los oficios en el mundo o casi-con la excepción de la política, porque,
como sabemos, la gente autista se niega a mentir. Sin embargo, en algunos casos raros, por al
gún capricho del destino, un autista parece tener acceso al poder político.
Pedro II de Brasil, ascendido al trono cuando era sólo un niño, podría ser uno de
los ejemplos más intrigantes. Digamos que su perfil era, y es poco decir, más que p
eculiar, a las antípodas de su padre, Pedro I, que había multiplicado las escapadas de to
do orden antes de irse, dejando a su país al borde de la guerra civil.
Todos habían notado que el nuevo emperador, Peter II, era raro. Des
de la infancia, parecía estar interesado sólo en los libros, que devoraba de acuerdo con un ca
lendario riguroso que, mientras tanto, respetaría toda su vida. La verdadera pregunta er
a cómo explicar estas rarezas: por lo general, los biógrafos dicen que es refugio
en los libros huir de las intrigas políticas de la corte. No estoy tan seguro: ¿C
ómo podemos explicar, por ejemplo, sus defectos de habla? Par
a sí, Pedro II pudo haber sido un hyperpolíglota dominando una lista interminable de i
diomas, su dicción era deficiente: a menudo hablaba sólo de una palabra aislada; Por o
tra parte, él no podía articular ciertas palabras simples en aspecto, por ejemp
lo “dama”, señora, que él pronunció “Dadama”. Ese niño, ahora en Europa, habría
sido considerado deficiente y habría sido excluido de la escuela; El mismo rumbo d
e la corona imperial pasó a ser majestuoso ante las riñas y el alto verbo de los
cortesanos. Todo es relativo.
Los problemas comenzaron para Pedro II al comienzo de la adultez: los consejeros de
la corte tenían una idea aparentemente brillante: para hacerlo normal, tenía que casarse.
Afortunadamente, en ese momento todavía había una forma que iba a decir matrimonio auti
sta, a saber matrimonio remoto. Lo que se hizo. Por desgracia, cuando, mucho más tarde, l
a esposa del emperador llegó finalmente a Brasil, Pedro II tuvo un shock, comenzó a llorar y di
jo “me engañaron, Dadama”: no se parecía en ningún modo, por supuesto, el retrato que se le
presentó antes de la boda.
El resto de su vida se dedicó, como era su niñez, a las investigaciones científicas.
Su erudición en moluscos, conchas y otros animales extraños fue tal que los más grand
es eruditos de su tiempo, incluido el propio Darwin, quedaron deslumbrados por s
u conocimiento. El Museo Nacional que la humanidad acaba de perder debió muchos a e
stas décadas de trabajo paciente coleccionando y autista.
A nivel político, Pedro II ha entrado en la historia porque, en particular, la abolición de l
a esclavitud. A día de hoy, para los brasileños, Pedro II es el político más popul
ar en la historia del país, por su simplicidad, su estilo de vida parti
cularmente ahorrativo, lejos de la corrupción que gangrena la clase polí
tica brasileña, su rectitud Moral.
Pedro II murió como había vivido: solo y pobre, exiliado en París, habiendo abandon
ado un trono al que no tenía.
¿fin de la historia? No del todo. Resulta que la historia del autismo en Río pront
o podría recuperarse. Es en efecto allí, no lejos del antiguo Palacio Imperial que se convir
tió en un museo, que un amigo autista, Eric Lucas, estableció la primera embajada del Autistán. Y
pronto un Auti-museo “.


Nuestras observaciones sobre este drama:

Miembros de la Organización Diplomática del Autistán y muchas personas autistas en todo el mundo están muy conmocionados y entristecidos por el incendio que destruyó el Museo Nacional de Brasil.
Las personas autistas están muy apegadas a las nociones de “conservación” y “colecciones”.
No entendemos cómo una cosa tan increíble (y absurda) podría haber sucedido, mientras que, precisamente, los museos están hechos para preservar y proteger.

Tal concentración de piezas únicas debe requerir esfuerzos ejemplares de seguridad.
De lo contrario, es mucho más seguro no recoger estas piezas en lugares únicos (y frágiles).
Este es un terrible desastre para la herencia de la humanidad, pero es, por desgracia, un débil ejemplo de lo que el hombre “ordinario” puede hacer o dejar hacer.
Los desastres debidos sólo al hombre “ordinario” se repiten y se multiplican, pero nosotros (autistas) somos juzgados “deficientes” por estas mismas personas, supuestamente “responsables”…